dimecres, 13 de març de 2013

hipocresia

Hipocresía

A mis hijos

Hoy he descubierto una palabra nueva. Y me preguntó: ¿cambia eso en algo la realidad? Quiero decir: ¿tiene alguna utilidad, han aparecido a mi alrededor cosas que antes no existían porque no sabía nombrarlas? La respuesta a la segunda parte de la pregunta es clara: no. Mi padre sigue siendo tan mentiroso como siempre. Cada dos por tres me está hablando de moral anarquista: Trata a los demás como te gustaría ser tratado. Y, una de dos, o a él le gusta que le estén dando órdenes todo el tiempo, despiértate, levántate, vístete, desayuna, lávate los dientes, súbete la cremallera del abrigo, no te pelees con tu hermano, no grites en el coche, come, no te limpies en la ropa, coge bien la cuchara, mastica con la boca cerrada, lávate los dientes, deja de jugar ya con el ordenador, no grites, bájate de ahí, ordena la habitación, no vayas descalzo, merienda, haz los deberes, tira de la cadena, cambia de canal, levántate del sofá, cena, lávate los dientes, ponte el pijama, vete a la cama, deja de leer, apaga la luz, duérmete, o es un mentiroso y de anarquista solo tiene la cháchara cansina. La respuesta a la primera parte de la pregunta es algo más compleja pero diría que es sí. Esta noche hemos vuelto a discutir. Pretendía que me lavara los dientes sin ofrecer resistencia. Y yo no estaba por la labor. A mitad de discusión, le he dicho que era un HIPÓCRITA, casi gritando. Oh, qué cara ha puesto. Se esperaba alguno de los insultos habituales pero no una palabra que lo pusiera tan evidencia. Ahora sabe que sé su secreto, su falsedad cotidiana. Se ha quedado tan impresionado que ha agachado la cabeza y, en silencio, me ha dejado en paz. He podido irme a la cama sin lavarme los dientes y sigo despierto, y eso que son más de las doce de la noche.

Federico Montalbán

A: http://elestafador.com/


No sé, de vegades em sento a la pell d'aquest pare. Però és que hi ha coses que els haurien de sortir d'ells mateixos, oi?